Del Jenga patrimonial a las pirámides

DERECHO E IMPUESTOS

Seguramente Sr. lector ha disfrutado de los juegos de mesa sobre todo como una forma de diversión familiar en las reuniones domingueras, siendo una de las opciones más comunes y sencillas de jugar para todos es esa torre de bloques de madera llamada Jenga.

La premisa es sencilla, comenzando de un orden y solidez óptima de los bloques que conforman la torre el jugador en turno debe ir tomando piezas de la parte baja y tratar de equilibrarlas en la parte alta hasta que la torre se vuelva tan delgada que sin remedio sucumba ante la inestabilidad.

Hasta aquí todo bastante divertido, lo que no podemos permitirnos es trasladar esto a nuestra planeación de patrimonio, en el deber ser dentro la formación de un portafolio de inversión se busca tener una forma piramidal donde obtenemos solidez en la base y riesgo/rendimiento en la punta, esta forma nos permite el mantener nuestra volatilidad bastante controlada y al mismo tiempo aprovechar oportunidades sin arriesgar nuestro estilo de vida o nuestras responsabilidades adquiridas o futuras tenemos entonces que podemos identificar tres figuras patrimoniales:

Para poder identificar que figura representa mejor su patrimonio se necesita además del análisis de alojamiento de sus recursos (¿Cuánto tengo líquido?, ¿en qué negocios e inversiones estoy participando?) el conocer muy bien qué tipo de inversionista es.

Por ejemplo tal vez a usted le gusta mucho todo el tema de divisas y metales, pero ¿cómo se siente cuando pierden valor sus inversiones? ¿Cuánto puede llegar a soportar como pérdida? ¿Cuándo llega a su objetivo de inversión tiene la disciplina para seguir adelante o se retira?

Este tipo de preguntas son diferentes a un perfilamiento profesional que hacen los intermediarios bursátiles como OPEN cuando se abren contratos de inversión, tiene más que ver con una reflexión profunda y personal que le ayudará a entenderse mejor no solo como inversionista sino también como empresario.

Una vez que hemos explicado cómo podemos imaginar la forma de su portafolio y que en conjunto con un perfil profesional de inversión sumado a la reflexión personal podemos acercarnos a su “Yo Inversionista” podemos comenzar a planear los cambios necesarios.

Cuando se comienza a invertir nos sentimos en una esfera, la gama de los productos y opciones pueden ser tan bastos que nos hagan sentir como si fuéramos un punto en un gran orbe desconocido con coordenadas inciertas.

Eventualmente logramos formar un portafolio diversificado, liquidez, bienes raíces, instrumentos financieros, negocios etc., esto suele suceder muchas veces sin una planeación conocida de antemano o tal vez en el andar del tiempo incluso cuando teníamos una buena planeación y disciplina se presentan imprevistos, así retiro liquidez y compro un automóvil, después vendo el automóvil para participar en un negocio, la utilidad del negocio la compro en dólares y ahorro un poco, de esta forma comenzamos a jugar Jenga moviendo bloques en la torre y poco a poco haciendo nuestra base más delgada lo cual puede costarnos mucho dinero.

Afortunadamente estimado lector el recurso más valioso que tiene cualquier persona que es el tiempo, aún está de nuestro lado mientras más rápido nos demos a la tarea de hacer este análisis será más sencillo dejar de jugar Jenga y regresar a las pirámides.

Recuerde hacer su análisis de la mano de un asesor experto que entienda sus necesidades y objetivos para mejores resultados. Me despido hasta la próxima metáfora financiera…