Un fideicomiso de Inversión

INVERSIÓN Víctor M. Escamilla

Un fideicomiso de inversión es un instrumento financiero que te ayudará con tu planeación patrimonial, mediante el cual un tercero mantiene activos o dinero en resguardo y será quien se encargue de las diligencias de otras dos partes que están interesadas en que esos fondos sean bien utilizados. La diferencia directa entre los fideicomisos de inversión y otros, es que en estos puede haber rendimientos directos.

Al igual que en otros tipos, las partes de un fideicomiso de inversión que se ven involucradas son el “fiduciante o fideicomitente” quien es el que desea iniciar con el contrato; el “fiduciario”, también conocido administrador es el tercero, generalmente una institución de prestigio, que se compromete a administrar ciertos bienes o derechos para un fin lícito y determinado, en beneficio propio o de un tercero, la última de las partes de un fideicomiso de inversión es el beneficiario. En ocasiones es común que el beneficiario sea el mismo fiduciante, que ha decidido hacer un movimiento bursátil, sobre todo cuando el fiduciario ofrece rendimientos.

Estas cuentas mantienen los fondos o los activos hasta recibir las instrucciones adecuadas o hasta el cumplimiento de las obligaciones contractuales predeterminadas, los bienes que se gestionan en este tipo de fideicomisos pueden ser inmuebles, recursos en efectivo, valores, derechos de pólizas de seguro y acciones, entre otros.

En un fideicomiso, se pueden colocar activos para otro beneficiario, como puede ser dinero, bienes raíces, regalías y toda forma de propiedades, señala la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF).

LOS ELEMENTOS QUE LO CONFORMAN SON:

Fideicomitente: persona física o moral que hace el fideicomiso y que realiza la afectación de los bienes o derechos de los que será titular el fiduciario.

Fiduciario: Son las empresas de servicios fiduciarios. Instituciones aseguradoras, afianzadoras, de crédito, o casa de bolsa que tiene autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Fideicomisario: persona física o moral que recibe los beneficios del fideicomiso.

EXISTEN TRES TIPOS DE FIDEICOMISO DE ACUERDO CON LAS LEYES MEXICANAS:

De Administración

Se transmite al fiduciario determinados bienes y derechos para que los conserve, custodie, administre y transmita a su favor o el de un tercero.

De Inversión

Son inversiones en instrumentos de renta fija o variable, en las cuales el fideicomitente afecta recursos o valores para que el fiduciario lo destine a operaciones económicas rentables.

De Garantía

Es el que permite garantizar el cumplimiento de una obligación, este tipo de contratos puede realizarse en documentos privados, salvo cuando se trate de bienes inmuebles, ya que se requiere de escritura pública.

En México la Ley general de títulos y operaciones de crédito es la que establece la emisión, expedición, endoso y aceptación de los contratos de fideicomisos.

La CONDUSEF menciona que en caso de que se otorgue un fideicomiso a alguna persona con discapacidad intelectual se debe nombrar a algún responsable que vele por los intereses otorgados, puede ser otro familiar o persona muy cercana.

Fuentes: Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito (diversos artículos mencionan los fideicomisos, pero hay un capítulo entero que los regula y comienza en el artículo 381) y Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF).