¿QUÉ ES UNA EMPRESA SOCIALMENTE RESPONSABLE? 

DERECHO E IMPUESTOS Víctor M. Escamilla

Con la globalización, la competencia económica, la  apertura de mercados extranjeros, la llegada de productos o servicios del exterior, la inflación, la descompensación en los balances de ingresos y egresos, la inestabilidad económica de algunos sectores primarios de producción, son algunos de los muchos factores externos que impiden a una empresa cumplir con sus proyecciones de crecimiento, que, no se encuentran relacionadas con la administración de las mismas, y, que, como en muchos casos los dueños, accionistas o el consejo directivo que las conforman se ven orillados a tomar difíciles decisiones que, en el sentido económico más le favorezca a las empresas, esto con la única finalidad de adaptarse a un mercado cada vez más competitivo y voraz en sus respectivos sectores económicos.

Dada esa adaptación, en muchas ocasiones, se opta por demeritar la calidad de vida de los trabajadores que conforman la empresa, el adoptar políticas empresariales que sean ajenas a la comunidad o habitantes en donde físicamente se encuentran establecidos, el optar por medidas y políticas “obsoletas” que no estén acorde a la realidad social y ecológica del lugar en donde se encuentran establecidos, entre muchos otros aspectos.

Como consecuencia directa de dichas circunstancias, nace el concepto de “Empresa Socialmente Responsable”, mismo que bajo mis propias palabras se trata de “Las políticas, implementaciones, acciones y hechos que una empresa realiza y adopta para posicionarse como una empresa que no solo se sirve de los recursos que se encuentran a su disposición, sino que también aporta y actúa en la medida de sus posibilidades a la conservación de los mismos y a causar un impacto positivo en su entorno, tanto social, como laboral y territorial, trayendo consigo no solo un impacto positivo a sus integrantes sino a su entorno en donde se encuentra establecida”.

Dicho lo anterior, se recomienda a las empresas que adopten el tipo de políticas y acciones que sean compatibles con el concepto de “Empresa Socialmente Responsable”, puesto que los beneficios que le aportan dichas medidas no solamente se ven reflejado en lo económico de la empresa, sino también, en su reputación y aceptación que la sociedad tiene hacia estas últimas.