¿Qué es y para qué sirve un Arrendamiento?

INVERSIÓN Isaías A. Hinojosa

Estimados lectores en publicaciones anteriores hemos estado hablando del crédito y es importante también saber que existen otros mecanismos por el cual también hacen crecer a las empresas y en este caso me refiero a los activos fijos de cualquier negocio.

 Iniciemos con el concepto de arrendamiento, los tipos de arrendamiento, para qué sirven y cómo saber qué tipo de arrendamiento ocupo:

Concepto de Arrendamiento: Es un contrato por el cual una persona cede a otra el uso y disfrute temporal de un bien a cambio de un precio. ¿Y qué puede ser un bien?: como lo comenté al principio por lo regular los arrendamientos son los activos fijos que tiene la empresa para ayudar a la productividad misma, los cuales pueden ser: equipo de transporte, maquinaria y equipo, activos de oficina, etc., pero también existen arrendamientos de servicios y de obras.

¿Cuáles son las partes involucradas en el contrato? El contrato de arrendamiento es bilateral y, por lo tanto, se da entre dos partes que se denominan arrendador y arrendatario. Por un lado, el arrendador es la persona obligada a entregar el bien durante todo el tiempo del contrato y a realizar las reparaciones oportunas durante el arrendamiento.

El arrendador está obligado:

1. A entregar al arrendatario la cosa objeto del contrato.

2. A hacer en ella durante el arrendamiento todas las reparaciones necesarias a fin de conservarla en estado de servir para el uso a que ha sido destinada.

3. A mantener al arrendatario en el goce pacífico del arrendamiento por todo el tiempo del contrato.

El arrendatario está obligado:

1. A pagar el precio del arrendamiento en los términos convenidos.

2. A usar de la cosa arrendada como un diligente padre de familia, destinándola al uso pactado; y, en defecto de pacto, al que se infiera de la naturaleza de la cosa arrendada según la costumbre de la tierra.

3. A pagar los gastos que ocasione la escritura del contrato.

Es importante saber que: Si el arrendador o el arrendatario no cumplieren las obligaciones expresadas en los artículos anteriores, podrán pedir la rescisión del contrato y la indemnización de daños y perjuicios, o sólo esto último, dejando el contrato subsistente.

Tipos de Arrendamiento: En general, existen dos opciones de arrendamiento para financiar la incorporación de activos de una empresa: el arrendamiento financiero y puro.

Arrendamiento Financiero

En el arrendamiento financiero se establece un contrato que permite que una empresa pueda contar con un activo a cambio de una serie de pagos periódicos al arrendador (institución financiera). Al finalizar el contrato de arrendamiento, el arrendatario tiene la opción de comprar el activo al que tuvo acceso pagando un monto simbólico.

Estas son algunas ventajas que ofrece este tipo de arrendamiento financiero:

– Mayor liquidez.

– Estructura de pago flexible.

 – Propiedad fiscal y contable del arrendatario.

 – El arrendador se hace cargo del pago del IVA.

– Permite deducir los intereses del monto a pagar.

Arrendamiento Puro

El arrendamiento puro (También denominado leasing), nos permite acceder a un activo durante un tiempo específico a cambio del pago regular de rentas mientras dure el contrato de arrendamiento.

Al finalizar, el arrendatario tiene la opción de comprar el activo, renovar el contrato de arrendamiento (pudiendo renovar el equipo) o desistir de la operación.

 Una de las diferencias entre arrendamiento puro y financiero tiene relación con que el leasing nos permite deducir el 100% de las rentas, aligerando la carga tributaria; mientras que el arrendamiento financiero nos brinda esta posibilidad respecto de la depreciación y los reales intereses a pagar, es decir, sin considerar la inflación.

Entre los beneficios que otorga el arrendamiento puro a una empresa se encuentran:

– Evitar el riesgo de obsolescencia de los activos.

– Mayor liquidez del negocio.

– Deducibilidad fiscal sobre el total que se paga.

¿Qué tipo de arrendamiento es más conveniente?

Ciertamente, esto dependerá de cada empresa o negocio, de la naturaleza de sus operaciones y el valor de los activos.

Una de las claves para saber cuál de estos tipos de arrendamiento nos conviene más tiene relación con la vida útil de los activos, ya que el arrendamiento financiero se adapta de mejor forma a las empresas que necesitan equipos o maquinaria a mediano o largo plazo, facilitando su incorporación de manera rentable.

Además, esta alternativa de financiamiento ofrece la posibilidad de comprar los activos a un valor simbólico una vez termine el contrato, permitiendo a las organizaciones adquirir equipos indispensables para sus procesos productivos a través de cuotas.

Por otro lado, el arrendamiento puro o leasing se ajusta mucho mejor a las empresas que trabajan con activos de alta rotación, como computadoras o equipos médicos, los cuales tienen alto riesgo de obsolescencia.

* Fuentes de Información: ebloglegal y B*+